Sarubobo: Sembrando helechos por esporas.

Que sí, que es mucho más fácil y rápido comprar un helecho… pero ya sabéis que me va lo difícil 🙂

Sembrar helechos con las esporas
Hojas rojas, se ve la diferencia de coloración.

Lo que pasa es que, a principio de verano compré un helecho (que me encantan, pero mi terraza es muy soleada y no siempre aguantan bien), y la chica de la tienda me dijo que eran unos especiales que no se podían multiplicar de ninguna manera. Quedé totalmente intrigada…

Un día a principios de verano, estaba haciendo la revisión semanal de mis plantitas (puede ser entretenido, pero es la mejor manera de asegurarte que no hay pulgones, orugas ni bichos varios), cuando vi que al helecho le había salido una hoja de color rojo. Lo primero que pensé fue que estaba enfermo por lo que fuera. Y estuve tentada de cortarle la hoja en concreto pero  el tema es que parecía estar en buen estado, y la dejé crecer a ver qué pasaba.

Sembrar helechos con las esporas
Dos fotos de la misma hoja. Se ve cómo han crecido esas cápsulas que tienen las esporas

Al cabo de una semana, la hoja había crecido mucho y su color rojo se había atenuado. Mirándola de cerca descubrí el secreto… era una hoja “reproductora”. Se ve que este helecho en concreto no saca esporas en todas sus hojas, sino sólo en algunas, que crecen de color rojo.

Por si alguien no tiene la información, los helechos tienen una forma de reproducción un poco básica, y no lo hacen al moderno estilo “macho-hembra”, sino por unas esporitas que, cuando encuentran la humedad correcta, hacen crecer una especie de “musgo” y de ahí luego, nacerá la planta.

Me emocioné pensando en sembrar mis propios helechos (aunque me lleve un año ver resultados), y he ido vigilando el enves de las hojas hasta que esas marquitas redondas se pusieron marrones.

Sembrar helechos con las esporas
Como veis, las esporas, son tremendamente pequeñas

A finales de verano (ayer concretamente), toqué una que se deshizo en un polvillo… Momento correcto de recolección. Cogí un sobre y lo puse bajo la hoja. No hace falta cortarlas para recolectar. Sólo poned algo debajo y frotad con el dedo suavemente, veréis cómo un polvillo marrón cae en el sobre.

Este polvillo es una mezcla de las carcasas que contienen a las esporas, y las mismas esporas. Las esporas son tremendamente pequeñas y vuelan con facilidad (aquí está la gracia del asunto), pero nosotros no queremos quedarnos sin ninguna así que mejor vigilar que no se nos vayan.

Tomamos un táper de plástico y lo llenamos con tierra. En mi caso, no tenía nada parecido (me ha pillado con el excedente de reciclaje bajo mínimos…) así que usé una huevera. No es lo adecuado, porque el cartón puede absorver la humedad pero es que no tenía otra cosa, ya os diré si la he liado parda. Vosotras si podéis meted la tierra en un táper de plástico.

Ponemos las esporas por encima. No hace falta enterrarlas, sólo dejarlas caer, y luego regamos con alegría. Sin encharcar, pero con alegría. Las esporitas necesitan humedad o no crecerán.

Sembrar helechos con las esporas
Las dejamos caer sobre la tierra y regamos bien.

Cerramos con un poco de film transparente para que la humedad no se escape y vamos estando atentas a regar un poquito diariamente si hace falta. Un sitio oscuro y fresquito será perfecto.

No os alucinéis con este método de siembra porque es muy lento. No veréis ni un tono verde hasta que pase un mes o así y si queréis ver plantitas reconocibles os tocará esperar más de medio año. Así que… paciencia!!

Cuando salga algo, si sale, pondré la continuación.

Y vosotras, recogéis las semillas de vuestras plantas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *