Poner la funda a un nórdico sin ayuda

Toda la vida he necesitado ayuda para cambiar las sábanas cuando se trata del invierno, y cuando no tenía quien me ayudara me costaba un buen rato y esfuerzo hacerlo. El año pasado, tras una lesión de hombro, Mr. R se encontró con un truco que vale su peso en oro para realizar esta tarea. Llegó un momento en que incluso con una mano podía hacer el cambio.

Hoy os traigo este truco para cambiar la funda a un edredón o nórdico sin ayuda de nadie.

  • Lo primero que debéis hacer es tener la sábana que hace de funda del revés. Esto es muy importante. Si sois de planchar las sábanas (a mi me puede la pereza), podéis hacerlo, pero doblándola del revés. Cuando hayáis puesto la sábana bajera, habréis de disponer el nórdico/edredón en su posición final, encima de la cama, bien estiradito.

 

Paso1-Funda de edredón

 

  • La foto está tomada desde los pies de la cama. Como veis, los picos del nórdico están doblados hacia el centro. A continuación alineamos las dos esquinas de la funda con los dos picos:

 

2

 

  • Una vez situados, metemos las manos por dentro de la funda (que os recuerdo, ha de estar del revés), y cogemos con cada mano una de las esquinas del nórdico. En esta tercera foto se puede adivinar mi mano bajo la tela de la funda cogiendo la esquina.

 

3

  • Atención ahora, tenemos cada mano cogiendo un pico como se ve en la foto. Sin soltarlos en ningún momento, estiramos los brazos y sacudimos suavemente para que la funda se vaya volviendo y nuestras manos (con los picos cogidos) vayan saliendo hacia afuera. En la siguiente foto, he soltado los picos para hacer la foto pero los picos del edredón están en los picos de la funda, como señala la flecha.

 

4

 

  • Sin soltarlos, seguimos sacudiendo un poco, tirando hacia arriba y cuando tengamos los brazos a la altura del pecho sacudimos el conjunto, como quien sacude una manta para airearla unas dos o tres veces. Al principio puede ser difícil de controlar el movimiento, pero a la que le pilles el truco será muy fácil y rápido. Cuando esté casi estirado ya sólo te quedará ir aplanando y corrigiendo los detalles.

 

5

 

En la prueba de esta mañana, mientras hacía las fotos, he tardado exactamente 2 minutos con 54 segundos en hacerlo. Vale que ya tengo el truco cogido pero antes me costaba alrededor de 7 minutos y un poco de desesperación.

Screenshot_2016-01-02-12-00-30

Bueno, como os he dicho, es un truco bastante tontorrón, pero es una de estas cosas que te hacen más fácil  el día a día. En principio no he añadido vídeo porque me parece que queda bastante claro ya, pero si a alguien le interesa que suba un vídeo que me lo diga y lo cuelgo a la próxima que tenga cambio de sábanas.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *