Organizando cintas de costura

Hace tiempo que tengo en mente ordenar mis cuatro chorradas de costura. No soy una persona con muchos elementos que guardar, pero a la que te gusta darle a la máquina de coser o hacer tres proyectillos de nada, empiezas a acumular hilos, canillas, telas, botones, cintas… y es un caos porque todo acaba mezclado, las telas deshilachadas, los hilos enredados… y lo que es peor, no sabes ni lo que tienes!

Un par de semanas atrás pensé en hacer una visita a Ikea y comprar un flamante mueble monísimo de la muerte, pero Mr. R (que es el manitas de la casa cuando yo lo dejo), estaba convencido de que un mueble de madera para colgar en la pared acabaría por caerse y aplastarle el pie a alguien. Así que compramos una estantería metálica con tres baldas enormes de 80 cm y como había sido idea suya, a él le tocó montarla.

Pero una vez montada el tema no era fácil. Cómo ordenas hilos? Cómo ordenas canillas? Y telas?… Con las cintas tuve un par de infructuosas tardes de Google a ver si veía algo que me inspirara… y sí! Encontré este maravilloso tutorial de Terraza Malva, que te recomiendo ver aquí y aunque no se ajustaba exactamente a lo que yo pretendía sólo hizo falta un leve “tuneo” para un resultado genial.

Te lo cuento?

Materiales

Un rollo de cartón de los de el papel de aluminio o de film transparente. Es un cartón muy fuerte y gordito.

Regla

Cuchillo o cúter o algo que corte con ganas.

Cartulina e impresora o una cartulina bonita.

Cola blanca.

Tijeras pequeñas.

Cuerda de algodón fina

Listón de madera de un grosor no superior al tubo de cartón

Taladro.

 

Hacer los carretes

Haciendo carretes para cintas
Así recién cortados no parecen gran cosa eh?

Lo primero es mirar qué tienes por casa. Yo suelo usar bies y alguna puntilla que tienen los bazares del barrio que me gusta mucho para los vestiditos de las muñecas. El primero mide de ancho 1’5 cm y la otra no llega a 1 cm así que hice divisiones diferentes en el tubo con una regla. Corté trozos de 1’7 y otros de 1’3, más o menos.

Luego busqué un vector gratuíto en freepik, como siempre,  y me enamoré de uno con topos de colorines suaves. Monté un A4 en Photoshop con la imagen repetida e imprimí una cartulina por delante y por detrás con el motivo. También añadí unos círculos de 5 cm de diámetro y otro más pequeño en el centro de cerca de tres (el ancho del listón de madera).

Laterales de los carretes
Recuerda que el hueco del medio se puede ampliar lo que necesites con unas simples tijeras.

Recortas la cartulina con su boquete central y pegas un redondel de cartulina a cada lado del trocito de tubo. Si no has acertado con el diámetro del círculo interior  puedes modificarlo a posteriori con unas tijeras pequeñitas.

Cuando está seco puedes ir enrollando tus cintas. Empieza poniendo un poco de celo para que no se vayan del sitio y ve enrollando.  Si tienes cintas realmente largas, tal vez te convenga hacer las bobinas más anchas y en lugar de 5 cm de diámetros puedes poner 8 o 10. Eso va a gustos.

 

Hacer el soporte para los carretes

Carretes caseros para cintas
Carretes caseros para cintas. Adorables, cierto?

Vale, ya tenemos las cintas enrolladitas, pero a mí me gusta tenerlo todo a la vista, así que mi intención es hacer como un columpio de loro donde ponerlas, así que cojo el listón de madera y con una broca (de madera) muy fina hago un agujerito en cada extremo.

Como mi estantería es metálica, tiene agujeros en los soportes de las baldas, así que, con ayuda de una guía metálica, paso el hilo de algodón y ato un extremo al listón.

Voy ensartando todas las bobinas y al final hago un nudo en el otro extremo pero lo dejo con una lazada por si quiero sacar una bobina o meter otra.

Nuestro “columpio” lleno de bobinas de cintas ya está listo y a la vista. Además es muy fácil servirse el trocito que necesitemos.

Columpio de carretes
Todas nuestras cintas bien ordenaditas y con fácil acceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *