Mejorar comportamiento en clase. Post1

Este post estará dividido en varias publicaciones. Es demasiado largo y denso para hacerlo todo del tirón.

 

A veces te encuentras con clases que carecen completamente de interés por cualquier cosa que se pueda hacer en el colegio. Los niños que tengo este año no es que sean malos nenes, al contrario, se entusiasman a la mínima y son muy colaboradores, pero desgraciadamente sus realidades son muy diferentes de las que cabría esperar y no tienen ninguna motivación referente a estudiar o hacer deberes o ayudar o cosas así.

Imagen de Pixabay
Imagen de Pixabay

Una clase difícil

No voy a quejarme por tener un grupo descolgado o poco trabajador, ni mucho menos! De hecho para mí es una de las cosas que más me gustan de mi trabajo: inventar y reinventar para sacar adelante a los grupos más complicados.

En este caso estuve dándole vueltas durante el primer trimestre mientras conocía la grupo. El ser sustituta es lo que tiene, que vas y vienes, rollo Mary Poppins! Cuando tuve claro que carecían de motivación pensé que tenía que buscar una manera de ofrecer “algo” a cambio de su esfuerzo.

Que realmente ellos quisieran trabajar. Que saliera de ellos.

Obviamente no iba a dejarme medio sueldo en comprar regalitos físicos. De todas formas, pese a tener un nivel socioeconómico bajo tienen caprichos. La gracia era ofrecer algo que sólo pudieran obtener en clase.

No es complicado que los niños colaboren, siempre que tengan un porquè.
No es complicado que los niños colaboren, siempre que tengan un porquè. Imagen de Pixabay

Nacen los premios

Tras dar muuuuuchas vueltas por internet y tragarme miles de páginas chorras y también interesantes, fui tomando idea de qué tipo de premios quería ofrecer.

Decidí que necesitaría premios más y menos complejos para poder ponerles “precio”; empezando por cosas sencillas como escoger bolis divertidos o escoger una canción para que sonara por la mañana hasta saltarse los deberes o ganar una nota positiva a los padres.

Os pongo la lista de premios que yo he diseñado. Pero claro, yo los he hecho pensando en MIS niños, en las cosas que a ellos les gustan y en cosas que he pensado que pueden hacerles gracia:

40 puntos

  • Pizarra

    Durante los cambios de clase, se puede dibujar libremente en la pizarra.

  • Bolis

    Podrán escoger bolis divertidos para hacer sus tareas. (Los he comprado en Amazon por 8 euros y son unos 12 de formas y animalicos muy divertidos)

60 puntos

  • Baila-baila

    Pueden escoger qué canción suena a las 9 y a las 3. Yo tendré que aceptar la canción antes porque me niego a poner reaggeton y similares.

  • Gorras y gorros

    Se podrá tener un sombrero divertido o gorra en clase.

70 puntos

  • Escoger libro

    Podrán traer un libro de casa para hacer lectura a la clase o para que la maestra lo lea a todos.

  • Bromista

    Podrá contar varios chistes, previamente aprobados, a la clase.

  • Sin zapatos

    Se puede estar en calcetines en clase. Pueden ser calcetines gordos de animalicos.

90 puntos

  • Mesa grande

    Se pueden mudar a la mesa de la maestra durante una hora. Yo me iré a sus mesas con mis cosas.

  • Como en casa

    Podrán llevar zapatillas de estar por casa. Pueden ser de animalitos.

  • Qué trabajo quieres

    Pueden escoger el cargo o los cargos que quieran desempeñar durante ese día.

  • Primero de la fila

    Pues eso, durante todo el día serán los primeros de la fila.

  • Profe auxiliar

    Durante ese día podrán hacer de profes, explicar, poner deberes…

110 puntos

  • Show & Tell

    Como los Simpsons, pueden traer algo a clase para enseñarlo al resto.

  • A jugar

    Podrán jugar con los juegos del patio durante 15 minutos mientras el resto trabaja.

  • Tecno

    Podrán usar el portátil para jugar durante 15 minutos mientras el resto trabaja.

  • Ñam-ñam

    Pueden comer chicle o un caramelo en clase.

  • Rey por un día

    Tendrán una corona y todos le tendremos que hablar de usted, su Alteza…

  • Siéntate donde quieras

    Podrán mover su mesa con el compañero que deseen durante todo un día.

130 puntos

  • Relax

    Podrán escoger qué asignatura quieren saltarse para no hacer los deberes.

  • Nota a los padres

    Una nota a la agenda o un certificado para informar de un comportamiento muy bueno.

Hay que buscar y reforzar el lado más cariñoso y trabajador de cada niño. Foto de Pixabay
Hay que buscar y reforzar el lado más cariñoso y trabajador de cada niño. Foto de Pixabay

Como veis, las tarjetas tienen un precio. Este precio se paga con puntos. Podríamos decir que estos puntos se basan en los positivos y negativos de toda la vida, pero en este caso es un poco más complejo.

Antes de poner los precios, calculé cuántos puntos podría ganar un niño en una semana y me salió que un crío de los currantes podía hacerse con 34 puntos. Así, puse el precio más bajo en 40, porque tampoco me interesa que estén ganando premios cada tres días. El tema es que vean crecer su cuenta poco a poco y sean conscientes del esfuerzo que cuestan. En el próximo post explicaré cómo se dan y quitan puntos y colgaré todos los carteles y mensajes que tenemos en clase para llevar al día los puntos.

Positivos y negativos 2.0

Habrá quien se escandalice por el hecho de dar puntos y hacer separaciones entre niños. Debo aclarar que los puntos los puedes dar a los conceptos que tú quieras trabajar en clase.

En mi caso los puntos son de comportamiento, por lo que si un niño tiene un nivel de conocimientos bajo o si tiene problemas de aprendizaje, no influirá mínimamente en sus puntos. De hecho uno de mis alumnos no sabe leer aún (en cuarto) y va ganando puntos como cualquier otro.

Los niños con problemas comportamentales como TDAH o agresivos, tienen puntos especiales para ellos como “no hace ruiditos durante una hora” o “no se ha peleado con nadie en el patio”. El resto de alumnos no pueden acceder a estos puntos (o subirían demasiado).

Quiero decir que el sistema de puntaje no es malo siempre que se sepa cómo aplicarlo y se haga con cabeza. Es un refuerzo positivo muy visual que los anima a mejorar. Por otra parte, los alumnos que siempre trabajan bien, tienen la opción de que se reconozca su trabajo, cosa que normalmente se deja en un segundo plano.

A menudo los niños que se comportan bien tienen problemas porque su trabajo nunca se premia para no chafar a los que no tienen tanta capacidad, frustrándolos. Por otra parte, los niños a los que no se les da tan bien el cole ven que nunca avanzan y los otros siempre van muy por delante de ellos. Con un sistema inteligente y flexible de puntaje todos son premiados y realmente se trabaja en los comportamientos que te preocupan.

Los niños quieren los premios; realmente los quieren! y se esforzarán por conseguirlos.

La semana que viene os mostraré una manera fácil de asignar puntos gracias a la aplicación gratuita ClassDojo y cómo hacer partícipe a los niños de su evolución.

Qué os parece? Lo aplicaríais en casa o en clase?

 

 

One Comment

  1. Pingback: Mejorar comportamiento en clase - Post 2 | Sarubobo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *