Mejorar comportamiento en clase – Post 2

La semana pasada os expuse la justificación de porqué poner un sistema de puntaje en clase basado en los clásicos positivos y negativos (un poco alterados) con la sana intención de reforzar positivamente determinados comportamientos que quería mejorar en una clase sin ningún tipo de motivación. Para ello creé una serie de premios no físicos que los niños podían ganar si juntaban suficientes puntos.

 

Los Premios, las tarjetas

El tema es que había unos premios “intangibles” que propuse en clase y causaron sensación. Alguno lo eliminé de la primera tanda porque no hubo reacciones y otros los puse más tarde, animada por los propios niños que, desde el primer momento tomaron el proyecto como algo interesante.

Para que no fuera todo tan abstracto, (después de todo son niños de 9 años), creé unas tarjetas a partir de otras que encontré en TPT, las tienes aquí por 4’5 dólares. En euros es más barato pero no recuerdo cuánto. Las tarjetas eran un pdf y tuve que currarme un photoshop para poder cambiar el idioma y los premios en conjunto. Como las tarjetas originales no son mías, no puedo daros un documento donde editarlas, pero os las enseño, que han quedado muy majas.

tarjetas de motivación
Estas son casi todas las tarjetas, falta la de “Reina por un día” que es igual que la del rey.

Los premios son los que puse la semana pasada. Pero así, con tarjetitas que se pueden coger, guardar, enseñar a los padres, entregarlas a cambio del privilegio… no sé, parece que al ser físicas dan más juego 🙂

Para la caja, porque unas tarjetas tan chulas necesitaban una caja, utilicé una caja normal de un paquete y corté una esquina (así me ahorraba trabajo), montando al final una caja de unos 23 cm por 19 y 6 de alto. La pegué con celo normal. Luego, por dentro puse dos tiras largas aseguradas con cola caliente y tiritas horizontales entre ellas también con cola caliente para que las tarjetas quedaran ordenadas pero a la vista. Como el cartón era blanco, por dentro lo dejé tal cual y por fuera pinté la caja con pintura negra en spray (de los chinos) y le puse una tira decorativa también del bazar. En menos de una hora tenía mi caja preparada…

Tarjetas de motivación en clase
Caja abierta y cerrada. Vale que podría ser más mona pero ni tengo presupuesto ni tiempo para más…

Que sí, que no es una maravilla de la inspiración pero no veas cómo se emocionan los enanos con la cajita de marras…

Bien, pues ahora que ya tenemos las tarjetas preparadas toca establecer los puntos y darles a ellos la opción de controlar su evolución.

 

Class Dojo

Como ya os apunté la semana pasada, el poner los puntos era un engorro. Piensa en llevar una libreta en la que tengas que apuntar puntos positivos y negativos a cada quien; su motivo, si son más de una persona al mismo tiempo, si son puntos de grupo… Un rollo. Alguna vez lo he intentado hacer así y luego me volvía loca en casa para sacar algo claro de todo aquello, y ellos tampoco tenían clara su evolución.

Entonces, como por arte de magia, me encontré con la aplicación ClassDojo. La tenéis para pc (en el link que os he pasado), y para móviles ya sea iOS o Android. Lo mejor es que se va actualizando así que puedes tener el pc de clase con la aplicación y si en el cambio de clase han hecho una fila en silencio, te coges el móvil y añades los puntos correspondientes en un clic, y se sumarán (o restarán) al cómputo total. Es muy cómodo.

El tema es que te abres una clase, vas metiendo alumnos y se van creando unos monstruos la mar de majos. Si quieres involucrar a los padres (hablo de esta opción al final), incluso podrán personalizar sus monstruos. Esta es mi clase:

ClassDojo potenciar buenas conductas
Esta es mi clase, como veis, en una semana y media no ha ido mal del todo, y eso que era de prueba y acabábamos de volver de la navidad…

Los niños más peleones, se dieron cuenta de inmediato que perdían puntos si se peleaban en el patio y hacen lo imposible por arreglar las cosas a las buenas (luego vienen corriendo y me lo cuentan). El único niño en rojo es absentista y entre que no viene y no hace nada cuando está… bueno, con todo en los dos primeros días se plantó en un -9 y mira, lo va reduciendo…

De cada niño puedes ver un informe completo que te muestra en qué le pones y quitas más puntos. Esto te da a veces la opción a ver de una manera objetiva en qué falla cada niño.

ClassDojo potenciar buenas conductas
Aquí tenéis el informe de una niña que ha sufrido una gran transformación desde que tenemos el sistema de puntaje. Estoy contentísima con ella.

Como veis, os dice qué ítems falla y acierta más el niño en concreto, y eso es muy útil para nosotros como docentes para saber dónde hay que hacer más incapié. En casa también se puede hacer ya sea para que el niño realice rutinas, deberes, se coma las verduritas… lo que sea! Porque, como ya he dicho, los puntos son totalmente personalizables. Os pongo los míos (que no descarto cambiar, lo bueno de esto es que puedes cambiar lo que quieras en cualquier momento):

ClassDojo potenciar buenas conductas

Como véis, lo que yo refuerzo es ayudar a los compañeros, hacer los deberes, esfuerzos personales, limpieza en el aula y trabajar bien en conjunto. Los comportamientos a reforzar son las peleas, no leer (pasear el libro), no trabajar bien…  Repito, lo mejor de esto es que cada quien puede poner los puntos como le de la gana.

 

Niños participativos, autoevaluación

De poco sirve que yo, mágicamente, llame a un niño a mi mesa y le de a escoger entre tres tarjetas o un buen día le diga: “me debes puntos”. Este es un sistema en el que el niño debe ser partícipe, tiene que ver cómo su bolsita se va hinchando (o deshinchando), para actuar en consecuencia. A veces, alguno que va de sobrado, se ha puesto a ayudar a una niña a la que generalmente no mira. Vale, lo ha hecho para ganar puntos, pero lo ha hecho. Esa niña, que está un poco de lado por sus compañeros, ha recibido atención de uno, la han ayudado y ha estado un rato de risas con un compañero con el que antes no había hablado. Él ha repasado los contenidos estudiados (porque al explicar, todo se entiende mejor), y ha descubierto que esa niña no es tan rara como parecía. Es una oportunidad para ambos de conocerse y apoyarse a diferentes niveles… qué más me da que el inicio no haya sido altruísta? Trabajamos con niños, no con ONG’s, a veces hay que forzar un poco la situación, no?

Para empezar, si no estoy haciendo servir el ordenador, la pantalla que tiene es la de toda la clase con sus puntos. Así se pueden ver al pasar (y pasan…). Aparte tenemos un rincón en clase donde, de manera semanal, se actualizan los puntos. Los monstruitos te los da la misma aplicación, que tiene un apartado de descargas:

ClassDojo potenciar buenas conductas

Al final no son más que unos folios de color con los muñequitos enganchados encima y unas figuras con los puntos que se pueden borrar para ir actualizándolos.

Esto, como hemos dicho, es una vez por semana, pero cuando tenemos un rato, normalmente si han trabajado en silencio cuando estamos en medio grupo, ponemos al día su información.

Cada niño tiene una ficha como esta:

Ficha autocontrol puntos

En esta ficha cada niño puede apuntar si ha subido o bajado puntos y porqué. Esta herramienta permite al niño saber en qué está fallando. No es lo mismo que tú se lo digas, a que él mismo se lo apunte y vea que se repite. Con esta hoja de control no se llevan sustos semanales (aunque igualmente miran en cuanto pueden el pc). Para niños más pequeños sería demasiado complejo pero los míos, con 9 años, necesitan muy poco tiempo para ponerla al día.

Por otra parte, dando vueltas por la red encontré un poster que me encantó para tenerlo en clase y que los niños tuvieran presente qué comportamientos les dan y quitan puntos. Lamentablemente, la persona que lo colgó no puso fuente, sólo el enlace a la imagen original pero no he sido capaz de encontrar el original. Si alguien descubre de qué blog es, por favor, que me lo diga!!!! Yo lo modifiqué porque estaba en inglés, y quedó tal que así: Poster de puntuaciones para clase

De esta manera pueden pensar tranquilamente en cómo montárselo para ganar más puntos o pensar en qué tarjeta quieren ganar.

Como le decía a una compañera, es un trabajo de perseverancia. Si les presentas todo este lío y no vuelves a hablar más del tema, NO VA A FUNCIONAR. Si la mitad de los días no te acuerdas de dar o quitar los puntos (o peor, los quitas porque estás enfadada, pero no los das porque en ese momento es un lío), NO VA A FUNCIONAR. Deben afianzar el funcionamiento del sistema de puntaje y deben tomarlo como una rutina más, pero el maestro/padre también! No se trata de hacerlo a veces, hay que hacerlo siempre! Sólo así puede tener opciones de funcionar.

 

Por ahora, como sabéis, lo acabo de poner en marcha (y la baja por neumonía que estoy sufriendo ahora mismo no ayuda), pero, aunque es temprano para cantar victoria y estoy viendo cosas que tendré que cambiar, en algunos niños el cambio ha sido drástico y rápido. Ahora hace falta que dure en el tiempo. Ya os iré informando.

Soy bastante tiquismiquis en clase y me gusta llevarlo todo al día, por lo que la falta de tiempo la noto bastante, pero doy fe y juro por Snoopy que teniendo el pc encendido se tarda menos de 7 segundos en dar un punto (o quitarlo). Hasta ahora no me preocupa el tiempo que me pueda quitar porque los resultados están siendo muy positivos y realmente no me está quitando tiempo. De todas formas, si no os fiais, siempre podéis esperar a ver qué pasa en mi clase 🙂

 

PD: Como dije, en ClassDojo tienes la opción de invitar a los padres a ver el progreso diario de sus churumbeles. Pueden ver los puntos que han ganado y perdido en el día y, si tienes ganas, incluso puedes hacer un blog con fotos instantáneas de lo que hacen etc que sólo podrán ver los padres afectados. En mi caso, como estoy probando el invento, no he querido meter a los padres. Igualmente quedaría raro que yo lo hiciera y el resto de profes no, así que, primero me centraré en ver si hay un resultado satisfactorio o no, y luego ya hablaremos de meter más gente en la fiesta 🙂

 

Cómo lo veis para aplicarlo en casa o clase? Os animáis? Qué os podría frenar?

2 Comments

  1. Beatriz

    Me parece una iniciativa muy interesante, con tu permiso la pondré en práctica en cuanto tenga un mínimo de tiempo para mis peques. Me quedo por aquí a ver qué más aprendo. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *