Hierba para gatos, la ensalada felina.

Cuando Mr.E era pequeñito, alguna vez le puse hierba gatera, pero como era un moco y no llegaba, se ponía de pie en la maceta de plástico y la tumbaba esparciendo todo su pringoso contenido por el suelo. Así que pasé bastante del tema.

De un tiempo a esta parte la higiene dental de mi gatuno me está empezando a preocupar y estoy tomando ciertas medidas. Rebuscando entre métodos para arreglar los dientecillos de mi fiera recordé la hierba gatera.

Vaya por delante que no estoy hablando ahora mismo de la Nepeta cataria, que es otro mundo, sino de la hierba corriente.

 

Propiedades de la hierba

La hierba para gatos, como la lechuga para los humanos, sirve para aportar fibra y tener unas evacuaciones más fáciles. Por otra parte, aporta alguna vitamina extra que, si la comida de tu gato no es muy buena, tal vez necesite tomar aparte. Por último, sirve de purgante y este simple motivo es el que me lleva a mí a tenerla en casa y creo que es, en realidad el más importante.

Que los gatos tragan grandes cantidades de pelo ya lo sabemos. Que a veces mastican otras cosas poco saludables también lo sabemos… Lo interesante es que los gatos muchas veces saben que la han liado parda y han comido algo que no les está sentando bien. En esos momentos, buscarán hierba para comer.

Esto se debe a que los gatos no pueden digerir la hierba. Si comen “demasiada” acabarán provocándose un vómito. Y esto que, aparentemente resulta un sinsentido, termina por ser una ventaja si nuestro amigo felino había ingerido algo que le hacía daño. O incluso porque tiene una bola de pelo ahí atragantada que hace más mal que bien.

Claro, cuando el gato no tiene hierba que comer, se lanzará a las plantas de casa, y esto puede ser peor aún, ya que muchas de las plantas que tenemos por casa son tóxicas para los animales. Los perros, como salen a orinar, tienen la oportunidad de mordisquear alguna plantita, pero los gatos…

Podemos decir que tener hierba para gatos en casa es como tener un kit de primeros auxilios para gatos en casa. Un kit que ellos mismos son capaces de gestionar, ya que un gato sabe la cantidad de hierba que necesita comer. Son así de majos ellos.

 

Cómo funciona eso de la hierba?

En supermercados vas a encontrar seguro unas bandejas de plástico por dos euros escasos que tienen unos trocitos de un material que no logro identificar (corcho?) y unas semillas en una bolsita. Pones las semillas entre los corchitos y añades generosa agua. En 4 días tienes una buena mata de hierba.

GatoObviamente en tiendas especializadas también podemos encontrarla, pero (y esto ya es opinión personal), creo que gastarse una pasta en una hierba pija para que el gato la pote… no sé.

El cacharro es feo de narices, pero siempre puedes echar el contenido en alguna macetita más mona y hacerlo crecer ahí.

Las semillas son simplemente eso, semillas de hierba normal. Es decir, si las dejas crecer sin gato de por medio, no te va a acabar por salir una amapola en la maceta, ni una espiga de trigo… simplemente es hierba.

Hay quien dice que puedes meter semillas de avena y cosas así o incluso semillas de las que comen los pájaros. Cuestión de ir probando.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que esas semillas no se deberían fertilizar ni echarles nada raro, porque, recordemos, son para que el gato se las coma!

En serio, comen hierba?

Pues sí, la comen y les gusta. Mr. E tiene su bandeja cutre de hierba y cada noche le da un repaso, así que supongo que mal mal… no le debe ir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *