Cutrirreceta: Ensalada de aguacate

Aprovechando que el veranito empieza a calentar y las cositas fresquitas empiezan a apetecer así que os traigo una receta que me dio una mamá del cole y que, la verdad, me gusta cada vez más porque es súper sencilla y rica rica.

Ingredientes (1 persona)

1 aguacate.

5 tomates cherry

1/2 cebolla dulce

80 gr. de habichuela cocida

2 anchoas

Sal, aceite y limón para el aderezo.

 

Utensilios

Cuchillo

Bol

Minitáper o un sitio donde mezclar el aderezo

 

Elaboración

Es tan fácil de hacer que se hace sola. Primero cortamos los tomatitos en trocitos o láminas. A mí, como el tomate no me hace especial gracia, hago trocitos muy pequeños. También es verdad que podéis meter más de 5 tomatitos si os gustan… yo es que arg! Los ponemos en el bol donde comeremos directamente.

El aguacate es importante que no esté pasado. Si es verde claro aún está duro, si es muy negro está pasado… Lo cortamos a lo largo y eliminamos el hueso. Pelamos y cortamos la carne en cuadraditos más o menos iguales. Yo no me mato demasiado pero es verdad que si los trozos quedan muy grandotes luego se notan más. Ponemos el aguacate en el bol también.

Cortamos la cebolla en juliana o en cuadradinos. Si sois de l@s que os repite la cebolla podéis eliminar la parte central, que dice mi suegra que pica. Y bueno, hay gente a la que no le gusta la cebolla cruda… Yo no pongo cebolla normal, sino una que tiene la capa exterior como lila. Aquí la llaman “de Figueres” y no es tan fuerte como la normal, que es más de freir.  Lo añadimos también al bol.

Ya veis que la parte más difícil de todo es… tirarlo al bol jajaja

Ensalada de aguacate
Ensalada acabada… en el bol

Meto también unas habichuelitas blancas cocidas. Yo las compro cocidas ya en el mercado, pero no metáis de lata porque las legumbres en lata tienen un sabor de mierda algo desagradable debido a los conservantes. Si no os queda otra que usar de las de lata, que sean pequeñitas y las laváis antes de… echarlas al bol! Aquí son muy típicas las que se llaman “del ganxet” que son unas habichuelitas muy minis.

Si os gustan las anchoas como a un gato, o como a mí, pues podéis poner un par, cortaditas en trozos. Pero no abuséis que luego dan una sed que no veas.

 

Vale, ya tenemos nuestra ensalada. Ahora hacemos el aliño que, como todo, va muy a gustos… Yo cojo un minitáper de 10 cm de largo y meto un pellizco de sal generoso, una cucharada de aceite y otra de zumo de limón. En realidad admito que yo lo hecho a ojo porque me gusta fuertecita, pero la madre que me dio la receta me lo dijo así. Le pongo la tapa al táper y le doy un buen meneíllo. Supongo que también se puede mezclar en una tacita o algo. Luego lo ponemos en el dichoso bol y meneamos bien, que todo quede impregnado del aliño.

Rico, rico y… bueno, fundamento no sé si tiene, pero rico está!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *