Crossandra infundibuliformis

La primera vez que vi esta planta realmente me llamó la atención. Primero por el color de sus hojas, que presumen de un verde oscuro pero realmente vivo; luego por su gran cantidad de flores de un naranja llamativo y también que, dentro de ese puñado de flores se esconde el gran secreto de la crosandra y es que sus flores salen de una espiga, por lo que cuando empieza a florecer no ofrece una sola flor, sino que vienen en paquetes de cinco o diez. La última vez que la tuve en el jardín me duró dos años al menos… Hoy, tras el desastre veraniego, he ido a ver qué había y me he dado la grata sorpresa de encontrarla… así que me la he traído a casa.

Crossandra

Aparte de este nombre casi impronunciable (infundibuliformis… no podían llamarla con un apelativo más corto), también se la llama justicia. Personalmente lo de crosandra me gusta así que, en el post la llamaré así.

Flores naranjas de la crosandra
Mírala qué bonica

Pues la cosandra tiene su origen en la India y crece hasta un metro y medio aunque a mi nunca me han pasado de 70 cm. Tiene las hojas, como digo, de un lustroso color verde oscuro pero muy brillante y no son totalmente tersas, sino como onduladas. Como si estuvieran mal planchadas XD. Saca flores de manera natural de primavera a otoño aunque, siempre digo que depende de dónde la tengas…

Cuidados de la Crossandra

Como a la gran mayoría de plantas, le gusta la luz. Mucho. De hecho si la pones en semisombra se quedará sin flores en breve. Para florecer necesita mucha luz, pero según dónde vivas el sol directo tampoco le hará un favor. También como la mayoría de plantas con flor, es mejor resguardarla de vientos fuertes.

Hay que andarse con ojo con el riego ya que tiene tendencia a ahogarse. Lo importante es que la maceta pueda drenar correctamente y no se quede encharcada. Si sois de poner platito debajo de la maceta una buena idea es poner piedras en él o en la parte de abajo de la maceta. Así el agua drena, da humedad, pero no pudre las raíces que, como digo, en el caso de la crosandra puede ser mortal.

Hojas de la crosandra
Unas hojas súper verdes y onduladas

Si sois de pulverizador intentad no mojar las flores. En cuanto a mojar las hojas no hay ningún problema siempre que el agua sea sin cal.

Para mantener nuestra cosandra sana y contenta estaría bien podarla cuando termine de tener flores. Quitar como un tercio de cada rama debería bastar. Aparte, como siempre, las hojas que van cayendo o se van secando siempre es buena idea eliminarlas, porque favorecen la aparición de hongos.

Semillas en la espiga
Aquí se ven las semillas en la espiga

Potingues y bichos

Ya hemos dicho que es una planta muy susceptible a los excesos de humedad, pero aparte de esto tendremos en cuenta a otros visitantes:

  • Araña roja: Si nuestra crosandra está especialmente seca puede aparecer este pequeño ácaro. Nos daremos cuenta porque sus hojas se comenzarán a amarillear y se acabará cayendo. Si miráis con atención por el envés de las horas podréis llegar a ver hilos de las telas, pero a los que estáis cegatos como yo os será difícil. Para eliminar estas arañitas lo mejor es la humedad. Si la planta no es enorme yo lo que hago es lavar las hojas una a una con un poco de algodón y una solución jabonosa… Mano de santo.
  • Hongos: Si vemos que las hojas se empiezan a poner renegridas y blandengues probablemente tengamos un ataque de algún hongo. Se puede usar un fungicida pero cuando las hojas están afectadas es difícil solucionarlo…
  • Pulgones: Parecen diminutos puntitos blanco-verdosos que se ponen en el envés de las hojas y se alimentan de la savia de la misma. Hay productos específicicos aunque yo le doy con agua jabonosa y me va la mar de bien aunque hace falta mucha paciencia porque se agarran que no veas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *