Bolsa para mantener seco el equipaje

A Mr. R y a mi nos gusta mucho ir de viaje a países asiáticos donde a veces el monzón hace de las suyas. Cuando estás en un hotel de 28 estrellas tal vez esto no sea un problema, pero cuando vas con una mochila enorme y tienes que meter allí toda tu ropa a veces pasa que si tenías alguna prenda mojada el día anterior con semejante humedad no se ha secado.

¿Hay algo peor que meter ropa sucia con la limpia? Sí! que la sucia esté húmeda. Aparte de la posibilidad de que tu camiseta favorita cree hongos (y créeme, eliminar hongos de la ropa es casi imposible), te apesta el resto de la ropa.

Este año vamos a probar algo nuevo.

Durante el año he ido recopilando las bolsitas  de desecante que venían en cada caja de zapatos y artilugio electrónico que hemos comprado y ahora, con el viaje a la vuelta de la esquina haré una costura muy tonta que nos permitirá mantener una humedad muy baja entre nuestras cosas.

Bolsa para secar la ropa durante un viaje
Bolsitas de todo un año.

Ahora sólo tendríamos que hacer una bolsita de tela para introducir el gel de sílice. Por si os interesa, este químico realmente absorbe la humedad y ya durante la segunda Guerra Mundial se usó para mantener ciertas medicinas secas y protegidas. Según he leído en algunas webs reduce la humedad hasta en un 40%, que quizá no sirva para secar un sueter, pero sí para unas braguitas. Que tampoco os penséis que podéis poner una lavadora y dejar una bolsita encima para que todo se seque, eh?

Un aviso importante es hacer esta manualidad con una mascarilla o con cuidado. El gel de sílice no es tóxico pero a menudo lleva un producto asociado (para marcar la humedad) que sí lo es. De todas formas, pensad que es un producto que reacciona a la humedad y pensad qué pasaría si lo inspiráis, pues vuestros pulmones son húmedos. Realmente, para pillar una enfermedad seria había que inhalar mucho polvo  y no sólo unos granitos pero por si acaso… Bueno, yo, que soy un poco bruta, lo hice sin protección alguna y soy tremendamente asmática, pero prefiero recomendar el hacerlo con mascarilla, por lo que pueda pasar.

Bolsa para secar la ropa durante un viaje
La bolsa la hacemos a ojo, no hace falta nada especial.

Así, cortamos un rectángulo de una tela normal. En este caso he escogido “farcell” que me gusta y es una tela bastante resistente. No creo que poner algodón o alguna tela porosa en esta manualidad sea adecuado.

Una vez hecho el rectángulo lo doblamos por la mitad y cosemos alrededor dejando una pequeña abertura para darle la vuelta. Aseguraos que los puntos son prietos, no queremos que se escapen las bolitas.

Cortamos las esquinas y le damos la vuelta. Nos tendría que quedar algo así:

Bolsa para secar la ropa durante un viaje
Dejamos una abertura por la que girar la labor.

Ahora solo tenemos que ir abriendo los sobrecitos y vertiendo su contenido en nuestra bolsa.

Una última cosa os he de decir. Algunos sobres tienen el gel de sílice en forma de bolitas, y otros en forma de polvo, escoged las primeras si podéis. No va a pasar nada si metéis el polvo también pero pensad que habrá partículas de polvo que se saldrán entre los hilos de la bolsa y luego al tocarlo da una sensación rara.

Bolsa para secar la ropa durante un viaje
Escoged sólo el secante en bolitas, no el polvo.

Cuando tengamos nuestras bolitas añadidas sólo tendremos que cerrar la bolsita a punto escondido y ya podremos meterla entre nuestra ropa sudada o húmeda para ayudar a que se seque antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *